El mejor exfoliante facial


¿Es importante exfoliar nuestra piel? la respuesta es clara, por supuesto que sí y tú también lo sabes por eso está leyendo ahora mismo esto, bien, empecemos por definir la importancia de la exfoliación tanto en la cara como en el cuerpo e incluso en el cabello (en otro post, os comentaré sobre esto y un producto ideal para ello).

La principal función de un exfoliante es limpiar nuestra piel eliminando las células muertas y dando paso a la renovación celular.

Por eso es tan importante mantener una buena limpieza e hidratación de nuestra piel para que no se nos seque, pierda luminosidad y cuando nos maquillemos quede una piel totalmente aterciopelada.

Nuestro exfoliante recomendado

El exfoliante facial de alkemilla es un exfoliante 100% de ingredientes naturales a base de semillas de albaricoque, aceite de argán, de oliva y extractos de aloe vera y caléndula.

Estos ingredientes se juntan con los microgránulos para ofrecer a nuestra piel una exfoliación 100% natural, limpiando nuestros poros y dejándonos una piel suave, lisa y luminosa.

¿En qué momento debo exfoliar mi piel?

Esto dependerá mucho de nuestro tipo de vida y a lo que estemos más expuestos pero cualquier personas debe hacerlo mínimo una vez a la semana y si tu piel es grasa o con tendencia a acné 2 veces a la semana esto la mantendrá siempre limpia y evitaremos así también los temidos puntos negros que son una mezcla de suciedad y grasa.

¿Cómo debo usarlo?

La mejor manera de usar un exfoliante es humedeciendo la piel, si es con agua tibia mejor porque favorece a que los poros se abran, es muy importante que NUNCA nos lo echemos en el contorno de ojos porque es una zona muy sensible y puede hacernos daño con los gránulos.

Con la piel humedecida, coge una pequeña cantidad de producto y realiza un masaje en circulos desde el cuello hasta arriba y desde el interior hacia el exterior de la piel, si quieres también puedes usar una esponja para exfoliar natural . Después, sólo debes retirarlo con agua tibia (puedes ayudarte de la esponja).

A partir de aquí es el momento de aplicar una crema hidratante o serúm ya que la piel estará más receptiva y penetrará mejor el producto.

Según vuestro tipo de piel os recomiendo un tipo de crema especifica.